Últimas noticias

Publicidad

Un año más de la política y justicia carroñeras

Se despide el año 2020 donde la corrupción y el oportunismos fueron los principales protagonistas, no solo involucraron al partido colorado, sino a todas las nucleaciones que  a diario se encargan de rapiñar los recursos del Estado y por ende del Pueblo paraguayo. El partido colorado con su operativo cicatriz no solamente perjudicó al país, sino también a sus pretensiones para las próximas elecciones en especial las municipales.

ASUNCIÓN.- En este contexto y en esta nucleación aparecen  como principales protagonistas el presidente de la República, Mario Abdo Benítez y su antecesor Horacio Manuel Cartes, quienes manejan a placer tanto el país como la ANR, pero con la gran diferencia de que este último se adueñó prácticamente de todo lo que encuentra en su camino y en especial de la administración gubernamental.

El mayor declive de quien aparece como actual gobernante, se produjo tras la salida a la luz del gran negociado que estaban por cometer, "regalar" la energía eléctrica de Itaipú al Brasil. Con el chake del juicio político Marito quedó prácticamente en mano de Carte y sus parlamentarios.

Pero este no es un caso aislado, luego se vino la pandemia por el Covid-19, y trajo aparejada un "tornado" de corrupción, en donde estuvo  en juego nada más y nada menos de USD 1.600 millones que fueron rifados por el gobierno.

En ese sentido, sale en acción el Dr. Julio Mazzoleni, titular del Ministerio de Salud, quien al principio fue considerado un verdadero héroe y el capitán del barco. Sin embargo, tras los hechos de corrupción ya puede ser considerado como Jack Sparrow, el pirata del Caribe.

También aparece en acción otros nefastos personajes que se encargaron de repartir los recursos del Estado o apoderarse directamente del dinero público, algunas personas como Nicanor Duarte Frutos, titular de Yacyretá; Mario Varela, ministro de Ministerio de Desarrollo Social; Mario Vega, titular del Indert, Patricia Samudio en Petropar, entre otros.

En el otro lado, los supuestos opositores, los liberales están como perros y gatos, no pueden congeniar nada y Efraín Alegre cada día se presenta como el dueño del PLRA y los Llanista más bien parlamentarios de HC. Otros sanguijuelas de la Nación como el ex presidente Fernando Lugo, Desiree Masi, y otros desaparecieron de la arena política y están calladito con sus jugosos salarios y demás beneficio que tienen al pertenecer al congreso.

Por su parte, la fiscalía encabezada por la Dra. Sandra Quiñonez, deja mucho que desear en su accionar para castigar a los corruptos. Y ni que decir de los jueces del Poder Judicial.

El corolario de todo esto está en el congreso, donde sus integrantes cada día están siendo procesados por hechos de corrupción, pero en estos momentos ninguno está preso.