Últimas noticias

Publicidad

Presidente, con la reculada, “¿Dejamos de ser pillos?”

ASUNCIÓN.- EN MENOS DE UN AÑO, EL GOBIERNO DE MARITO YA PASA A SER EL “DE LOS PAPELONES”: “¿Dejamos de ser pillos?”, fue la primera pregunta de la diputada Rocío Vallejos hizo al referirse a la reculada del presidente de la República en la supuesta “ventajosa” negociación con Brasil en el marco del Tratado de Itaipú.

“Malísima mesa de negociación, esto debe ser una llamada de atención a todos los sectores y comenzar a hablar del 2023 ahora, contando la verdad y con técnicos, contando a la ciudadanía lo que sea más conveniente y viable”, agregó la parlamentaria.

El acta bilateral firmada, en clara violación del Tratado de Itaipú, llevó a Mario Abdo Benítez, a un gran papelón (uno más). Y el canciller Luis Alberto Castiglioni, completó la gran pifiada al anunciar la reculada. Y con eso no hizo otra cosa que, del papelón pasar a lo ridículo.

Ocurre que hace unos días, el Jefe de Estado, al hablar de la “supuesta ventajosa” firma del acta con Brasil, indicó que “ya no podemos ser un país de pillos y peajeros”. Enfatizó además que “acá hay un Paraguay serio que no necesita migajas de nadie, que nosotros somos serios y cumplimos nuestro compromiso y vamos a hacer respetar nuestro derecho”. Señor Presidente, ¿Ahora dejamos de lado nuestro derecho?

Remarcó igualmente “Marito” que la ANDE sacaba ventaja de la energía excedente del Brasil. Sin embargo, ahora deja sin efecto el presunto “gran logro”, generando una fuerte crítica de todos los sectores. “El mandatario está rodeado de gente perteneciente a la vieja política, unos dinosaurios que son viejas piezas que hay que cambiar”, expresó la diputada Katya González.

Y ahora que el Gobierno anuncia que se dejará sin efecto el acuerdo con el Brasil, será como que aquí no ha pasado nada. Entonces, el ex presidente de la ANDE, Pedro Ferreira, ¿dejará también si efecto su renuncia?. El ingeniero Fabián Cáceres ¿volverá también a su cargo?.

YA NADA SORPRENDE

Faltan aún dos semanas para que se cumpla un año del gobierno de Mario Abdo Benítez y ya se ha caracterizado por los papelones. En su presunta implacable lucha contra el narcotráfico, posiblemente con la esperanza de hacer caer a los “narcos” del gobierno anterior, considerando que al exjefe de Estado, Horacio Cartes, se lo vincula siempre con las ilícitas actividades en el mundo de la droga, le salió “el tiro por la culata”.

Aparatosos y ruidosos procedimientos realizó la Secretaría Nacional Antidrogas, con el “figuretti” Arnaldo Giuzzio a la cabeza, en los primeros tiempos.

Ahí empezaron los papelones, porque todos los que “cayeron” fueron del entorno de “Marito”, todos eran del movimiento Colorado Añetete y hasta se presume que fueron quienes aportaron plata para la campaña de Abdo Benítez para llegar a la presidencia.

El primero fue Javier “Cucho” Cabañas, quien tenía una evidente y clara cercana relación con el presidente. Después el diputado Ulises Quintana, quien ingresó al Congreso por Añetete.

Siguió con Freddy D’Esclessis, igualmente diputado de Colorado Añetete, vinculado con el tráfico de drogas. Era un “secreto a voces” en el departamento de San Pedro que el político y su familia están fuertemente ligados a este tipo de crimen organizado.

Otro gran papelón para el presidente constituyó el escándalo internacional que protagonizó el entonces director general de Migraciones Julián Vega. Éste tuvo que dimitir tras ser denunciado por actitud sexual indecorosa en Taiwán.

En plena visita oficial del presidente Mario Abdo Benítez en Taiwán, Vega fue “invitado” a abandonar esa nación tras ser denunciado por acosar sexualmente a la traductora que lo asistía.

PAPELONES TRAS PAPELONES

No paran con estos los papelones, porque no se deben olvidar los protagonizados por sus ministros, como el del Interior, Juan Ernesto Villamayor, quien intentó eliminar el Grupo Lince de la Policía Nacional. El asesinato de una joven en la misma Agrupación Especializada, entre muchas otras cosas.

El ministro de Educación, Eduardo Petta, “descubrió” 1.200 planilleros en esa Secretaría de Estado y nunca pudo dar un solo nombre.

Arnoldo Wiens, ministro de Obras Públicas, se fue a llorar en la zona de obra del Metrobús, porque supuestamente hubo escandaloso robo en el emprendimiento. Hasta hoy no pasa nada al respecto. Y el último que protagonizó el pastor-ministro fue la inauguración de una rotonda de tierra en el Chaco.

Otro escándalo de gran proporción fue el registrado en Petropar, con la amiga de la Primera Dama. Se trata de Patricia Samudio, denunciada por Lesión de Confianza, por la supuesta venta irregular de combustible a un competidor y habría causado a la petrolera y a los operadores un daño patrimonial multimillonario. Si Petropar no vendía a la competencia, podía dejar beneficios importantes a sus operadores, según la denuncia.

Y existen varios otros casos que se pueden mencionar, de los que ya nos ocuparemos oportunamente.

Por: Cirilo Ibarra