Últimas noticias

Publicidad

Horacio Cartes y "la venganza de los caídos"

La situación política que está atravesando nuestro país y en especial el Parido Colorado podría situarse en la película Transformers: La venganza de los caídos.

En este films muestra que pasaron dos años desde que el joven Sam Witwicky (Shia LaBeouf) salvara al universo de una decisiva batalla entre dos razas de alienígenas robóticos en guerra.  El mismo tiempo ya está por alcanzar cuando Horacio Cartes abandonó el Palacio de los López en nuestro país.

En el films pese a su extrema heroicidad, Sam siguió siendo un adolescente normal con las preocupaciones cotidianas de prepararse para ir a la universidad, dejando atrás a su novia Mikaela (Megan Fox), y separándose por primera vez de sus padres. El objetivo de Sam es llevar una vida universitaria normal pero, para hacerlo, deberá olvidar su destino. Mientras Sam ha hecho todo lo posible por dejar atrás el conflicto de Mission City y volver a su rutina diaria, la batalla entre los Autobots y los Decepticons, aunque haya sido un incidente súper secreto, ha provocado muchos cambios. El Sector 7 ha sido desmantelado y el agente Simmons (John Turturro), despedido. En su lugar se ha creado una nueva agencia, NEST. Empleando mandos con experiencia de campo como Lennox (Josh Duhamel) y Epps (Tyrese Gibson), NEST pretende trabajar codo con codo con los Autobots para evitar otra confrontación mortal con los Decepticons. (FILMAFFINITY).

Algunos críticos consideran la película como estúpida, aburrida, larga, insulsa, pedante, soporifera, ... no habría en el diccionario suficientes para describir esta película. "Cuando han pasado 10 ms y lo más interesante ha sido un plano completo de la Fox marcando trasero en pantalón corto ya se puede imaginar cómo va a ser el resto", afirmó uno de los críticos.

Destaca la historia. Si bien la primera parte tenía un guión mínimamente trabajado y ajustado que mantenía el interés, en esta segunda desaparece completamente. Las escenas sin autobots ni deceptcon son meros interludios entre un efecto especial y el siguiente, que se meten como relleno y más de las veces a calzador, y pierden gradualmente el interés a medida que avanza la película, hasta el punto de no acabar importando un pimiento quien hace que.

Por su parte, Cartes desde que salió de la presidencia siempre buscó protagonismos, tratando de mostrar que fue un excelente titular del Ejecutivo. Sin embargo, los hechos de corrupción que dejó a su pasó, como el Metrobús y otros, dejan a las claras su actuar.

También buscó la forma de tener influencia en el actual presidente de la República, Mario Abdo Benítez, pero siempre fue ignorado, hasta que le llegó el momento con la supuesta intención de entregar la Itaipú al Brasil. Aquí viene nuestra comparación con la venganza de los caídos.

Con esto empezó a tambalear el gobierno de Marito, quien tuvo que sacar a varias personas de su anillo presidencial, involucrada en el negociado. Cartes empezó a posicionarse nuevamente y según los datos, sería el actual madamás, ya que tiene una gran cantidad de parlamentarios que le responden, sumando su potencial económico, podría sacarle cuando quiere a Mario Abado Benítez del poder.

Para sellar la impunidad, tanto para Cartes como para Marito, los colorados concretaron el "operativo cicatriz". A la par  de este emprendimiento, a través de sus medios de comunicación (casi monopólica en nuestro país), el ex mandatario empezó su venganza en primera línea está el titular del Ministerio de Agricultura y Ganadería, Rodolfo Friedmann, aunque este no es ningún santo, fue el que más le criticó.

Todo parece que Friedmann en uno de los principales candidato a abandonar la cartera de Estado antes del 15 de agosto, cuando Marito cumplirá 2 años de mandato. Sin embargo, este no sería un caso aislado otros que están en la mira de HC serían el titular del MEC, Eduardo Petta;  René Fernández, ministro de la Secretaría Nacional Anticorrupción (Senac) y otros "próceres de la inutilidad".

Volviendo a la película de "la venganza de los caídos" No solo contentos con eso, los guionistas vuelven a mostrar su lado sádico y en cierto momento mostrarte los vehículos originales (los aerobots) haciéndote soñar por un momento que vas a ver auténticos transformers, destrozando tus esperanzas en pocos minutos. Mención aparte los robots especiales (ver spoilers) sacados de la manga y lo más ridículo que he visto en mucho tiempo.

Mientras que Cartes con su pensamiento mezquino y ambicioso se une nuevamente con los que el mismo consideraba corrupto, haciendo que la gente le esté perdiendo las esperanzas. Sin embargo, sus detractores están expuesto a decir popular  "atajate Catalina", la venganza de los caídos está en marcha y lo más probables es que ningún enemigo quede en pie.