Últimas noticias

Publicidad

Políticos carroñeros, oportunistas y peligrosos

ASUNCIÓN.-  El Paraguay es uno de los países sudamericanos que tampoco está pasando de maravillas, la falta de empleo, la poca circulación de billetes, lo está colocando al borde del estallido social como está ocurriendo en Chile, Venezuela, Argentina y Bolivia. Pero lo peor del caso es que la solución a los problemas está en manos de los políticos carroñeros, oportunistas y peligrosos.

El gobierno del presidente, Mario Abdo Benítez, tiene un entorno que en vez de ofrecer un futuro prometedor, se embarca hacia un abismo si retorno, gracias a las barbaridades ya cometida en los diferentes ministerio y otras instituciones pública. Entre los claros ejemplos, se pueden mencionar el caso de los Ministerios de Agricultura y Ganadería (MAG) e Interior, así como Petropar, el Indi, Indert y otros. 

Mientras los legisladores que deberían velar por el bienestar de la población, se pasan en peleas estériles, sortean procesos judiciales por corrupción o simplemente negocian para volverse cada día más ricos.

Aunque toda la responsabilidad recae sobre el presidente de la República, los demás políticos también podrían ayudar a levantar la alicaída economía del país y armonizar la situación social. Pero ocurre todo lo contrario incitan a la gente a crear tumultos, cerrando rutas o invadiendo propiedades privadas, a solo efecto de quitar réditos políticos.

En ese sentido, los grandes políticos como Horacio Cartes (ANR), Efraín Alegre (PLRA), Fernando Lugo (FG), Nicanor Duarte Frutos y otros aprovechadores como Paraguayo Cubas, hasta el momento no han presentado ningún proyecto que ayuden al presidente de la República  a solucionar los grandes problemas que aquejan al país y se creen mejor que él. Esto demuestra que lo único que buscan es un resbalón del mandatario y apoderarse del poder.

Horacio Cartes, se mantiene cauto de todo lo que ocurre, presentándose como un Mesías que está manteniendo en el poder al Partido Colorado, pero mientras tanto el país se hunde cada día más en la miseria y la inequidad social. Mientras que Efraín Alegre, siempre alerta para crear tumulto con su gente quienes ya quemaron hasta el Congreso Nacional, esperando la adhesión de los colorados para sacar del poder a Marito y tratar de aprovechar la oportunidad para sentarse en la silla de los López.

Por su parte, Fernando Lugo, expresidente de la República y actual senador, anda callado y su liderazgo está totalmente a la deriva, además se lo vincula con secuestradores y terroristas como el EPP. Su aporte en el congreso es absolutamente nulo, solo se atina a cobrar su jugoso salario.

También aparece en escena, el ex presidente la República, Nicanor Duarte Frutos, quien logró callarse al quedarse con la presidencia de la Entidad Binacional Yacyretá, donde está utilizando a placer los recursos que tiene a su alcance. Pese a que está dentro del primer anillo del titular del ejecutivo, poco o nada se observa su aporte para ayudarlo a sacar al país del apremio económico, más bien está jugando su propio partido para robustecerse políticamente.

Tampoco se puede negar que la figura del senador Paraguayo Cubas, está teniendo un buen repunte, principalmente debido al descontento generalizado de la población, y su soez vocabulario que  a mucha gente le gusta. Pero su aporte con el país es poco o nada, más bien se caracteriza por hacer apología al delito y de incitar a la violencia.

Aparentemente, el país y toda su gente poco importan a los político, en la agenda solo figura apoderarse de la silla de los López. Mientras los carroñeros, oportunistas y peligrosos, estén al acecho la situación difícilmente mejore y el futuro del Paraguay no es nada alentador.